Share Button

Ya sean mascotas o especies catalogadas en el apartado de salvajes, el mundo animal tiene un peso importante dentro del terreno de la publicidad y el marketing. Los valores asociados a diferentes especies y la ternura que despiertan en los receptores de los mensajes han convertido a muchos de ellos en protagonistas indiscutibles de taquilleras películas y su posterior merchandising, estrellas de la publicidad o símbolos de marcas de primera línea cuyo logotipo lejos de hablar ruge, salta o corre a velocidad de vértigo

Diferentes estudios se han centrado en el impacto altamente efectivo que los animales despiertan entre el público tanto de la pequeña y gran pantalla como en la publicidad consumida en Internet o a la antigua usanza. Marcas como Schweppes, Timotei o Loterías – con el reclamado perro Pancho– y las propias firmas de comida para animales no han dudado en apostar por la creatividad, el ingenio y buenas dosis de humor para sacar una sonrisa al consumidor y conseguir que sus anuncios ganen posiciones en el ranking de cosas que se cuelan bajo el “oye has visto el anuncio de…”, dejando en un segundo plano el componente más promocional.

El importante impacto de los animales en la publicidad
 

Son muchos los animales que abanderan marcas de primera línea de diferentes sectores como el clásico cocodrilo de la firma francesa Lacoste, el gallo de Le Coq Sportif, el caballo de Ferrari, el jaguar de… sí Jaguar Cars, el murciélago de Bacardi, el camello de Camel o el también popular conejito de Play Boy. Unos animales elegidos minuciosamente para que aporten valores y refuercen la identidad de los productos en los que aparece estampada su imagen.

Los especialistas en esta parcela advierten del alto poder de asociaciones que el cerebro humano es capaz conceder a los animales despertando valores como la ternura, la confianza o el sentimiento de protección, así como algunos estereotipos que también han tenido su reflejo en la publicidad.

Animales: protagonistas de las campañas más creativas
Campaña publicitaria de la marca de alimentación Pedigree

En el cine y las series de televisión el mundo animal tampoco ha pasado inadvertido convirtiendo a gorilas como King Kong en clásicos del celuloide, con versiones de última generación incluidas, o “actores” más que reconocidos como Flipper, Lassie o Mister Ed. Un delfín, un perro y un caballo con serie propia y miles de telespectadores en todo el mundo.

Pero junto a este lado más amable y tierno son muchas las críticas que rodean a la utilización de animales para este tipo de grabaciones y sesiones fotográficas. Diferentes colectivos y asociaciones pelean a diario para lograr un trato digno para estos animales convertidos en actores y conseguir que se cumplan las condiciones y medidas necesarias para que sus vidas y su salud no corran ningún tipo de riesgo.

Junto a esta batalla y como si de humanos se tratase, el mundo animal también está capeando otros problemas más terrenales no pudiendo escapar a la crisis ni a la destrucción de empleo. Diferentes medios de comunicación se hacían eco recientemente de las drásticas reducciones en los presupuestos para los rodajes de series y películas españolas aplicados a la contratación de animales. Una realidad que ha provocado una caída de hasta un 50% en el reclamo de algunas especies con bastante tirón en épocas de bonanza.

 Imágenes con Licencia Creative Commons: Classic_film