Share Button

La cercanía del verano es sinónimo de vacaciones, playa y… becarios!!! Estudiantes y recién licenciados se preparan en esta época para bucear en las ofertas que empresas e instituciones comienzan a lanzar para reclutar a sus nuevos aprendices. Un periodo de entrenamiento que con los años y la crisis ha ido poco a poco degenerando convirtiendo estas estancias laborales o internship, como las empresas prefieren llamarlas ahora, en un tiempo en el que los jóvenes parecen tener que aceptar la premisa de trabajar al “mismo ritmo que el resto de la plantilla, sin una supervisión adecuada y cobrando poco o nada”.

Echar un vistazo a las ofertas de trabajo en este apartado de “prácticas” que se mueven en el campo de la comunicación, el marketing y el periodismo, especialmente dibuja un escenario plagado de anuncios en los que impera la máxima “del por amor al arte”. Una pecera repleta de candidatos en la que muchas empresas aprovechan para captar talento sí, pero con malas condiciones laborales y formativas para los nuevos “fichajes”, en las que se deja ver la intención de dar cobertura a puestos necesarios de los que se prescindió por recortes y despidos.

Los anuncios son claros en el apartado de remuneración: Cero. Las duraciones de las estancias van ampliándose y se mueven ya entre los dos y los seis meses. Por su parte, las variantes contractuales caminan entre diversas fórmulas presididas por los convenios con universidades e instituciones a cambio de créditos por horas de prácticas, gastos de desplazamiento o tutorías de profesionales. En algunos casos, ya se tira hasta de la ironía. De esta forma, una conocida compañía se valía del “humor” para presentar su oferta, eludiendo cualquier alusión a la cuestión monetaria, la enseña dejaba bien claro eso sí, su compromiso a no mandar a sus becarios a preparar cafés ni fotocopias, “a no ser que ellos mismos quisieran”.

Con este panorama no es de extrañar que broten ciertas notas de rebeldía y tambores de cambio como es el caso del magazin Intern. Alec Dudson, impulsor de esta revista pretende con este proyecto ofrecer a los jóvenes talentos emergentes de la fotografía, la escritura, el diseño… que se encuentran en periodos laborales no remunerados, la posibilidad de exponer su valía, además de contribuir a la apertura de un debate social sobre este asunto que fuerce un cambio para no acabar poniendo el talento contra las cuerdas.

Más allá del sector creativo, la realidad no es muy diferente y otros colectivos como el de los investigadores se han lanzado a la batalla para intentar conseguir también mejoras. Con este objetivo nació Precarios.org, plataforma que comenzó a andar en el año 2000 y en la que se denuncian cuestiones como la puesta en marcha de becas que suplen puestos de trabajo y condiciones laborales que no respetan la valía de los trabajadores que se dedican a la investigación.

Además, otros movimientos y campañas reivindicativas como “No+becas x trabajo” intentan combatir esa otra cara de la moneda que se esconde tras las ofertas que combinan formación y trabajo dando información legal y planteando acciones que abran el camino a un futuro con mejores oportunidades.

Ante un tablero de juego como el actual, los estudiantes y recién titulados se enfrentan a la compleja tarea de afinar aún más el olfato en la elección del destino laboral en el que pasarán sus vacaciones o tal vez algunos meses más. Una tarea difícil y reñida con las ansias y la ilusión por comenzar a trabajar y demostrar su potencial en lo que a uno más le gusta.

Imágenes con licencia Creative Commons: Thethreesisters

Si te ha gustado esto, suscríbete a nuestro newsletter, que arrancará en breve!

* indicates required