Share Button

La hoja en blanco es uno de los mayores retos y quebraderos de cabeza diarios a los que se enfrenta un periodista. Internet y la apertura de puertas al mundo de la publicación que ha supuesto su entrada en acción, de la mano especialmente de los blogs y las páginas web, ha hecho que cada vez más empresas y usuarios sean partícipes de ese momento, en el que aparece la temida pregunta. ¿Y ahora de qué escribo?

Con el objetivo de intentar arrojar un poco de luz sobre las sombras que acompañan a la búsqueda de contenidos atractivos y que aporten valor propongo una serie de herramientas con las que facilitar el proceso:

  • Márcate una agenda para buscar y leer información recogida en los medios de comunicación y portales relacionados con el sector en el que trabajas, que te permita tomarle el pulso de manera constante. Conoce de qué se está hablando, tanto en los escenarios más próximos como en otros lugares del mundo, ya que el análisis de las novedades que se registran en tu actividad puede dar pie a un artículo en el que compares, establezcas diferencias o evalúes los pros y los contras de un determinado hecho. Aprovecha la percha que te brinda el factor ACTUALIDAD para crear temas.
  • El valor humano y profesional de la gente que es parte de tu proyecto puede ayudarte a generar  artículos atractivos. Comparte, por ejemplo, cómo se afronta el  proceso de fabricación de un determinado producto al modo del programa “Así se hace” o explica en un post o por medio de un vídeo, en el que aparezca el encargado de Recursos Humanos, qué valora tu empresa a la hora de incorporar nuevos trabajadores, cómo evalúas un currículum o qué deben cuidar y tener en cuenta los candidatos en un proceso de selección…
  • Haz búsquedas en internet relacionadas con tu campo de actuación para ver qué dudas tiene la gente  sobre el uso de un producto, reticencias o miedos a la hora de comprar…. Es asombrosa la cantidad de información que se puede obtener introduciendo una simple pregunta en los buscadores. En estos casos es bastante efectivo ponerse en el lugar de alguien que conozcas, no relacionado con tu campo profesional y visualizar qué inquietudes podría tener y cómo te las trasladaría.

A modo de ejemplo, si tienes un negocio vinculado a la salud, digamos en el área de los masajes,  con la siguiente entrada en Google: “me duele la nuca.  ¿Qué hago?”, se abren un sinfín de preguntas y respuestas en foros y debates recogidos en portales especializados. En este caso, se trata de personas preocupadas que buscan  consejos o soluciones. ¿Por qué no dar un enfoque diferente y realizar un artículo en el que ofrezcas tu visión profesional?

  • Selecciona material, tanto escrito como audiovisual, que te resulte interesante sobre la actividad en la que te mueves y compártelo, a modo resumen en un artículo exponiendo qué destacas y los motivos por los que das valor a esos contenidos.
  • Potencia los lazos con otros bloggers o empresas con las que te relaciones poniendo el acento en aquellas cosas positivas que publiquen, si consideras que aportan valor.  Sonríe y en más de una ocasión recibirás sonrisas.

A modo de conclusión destacar que la filosofía que tiene que inspirar este tipo de acciones debe ser, junto a la búsqueda de aquellas fórmulas que propicien conversiones en ventas o mayor tráfico para nuestro espacio, la de posicionarnos como una marca o empresa que aporta valor añadido. Un gesto que  reforzará la imagen de la enseña y el reconocimiento por parte de quienes nos leen o interactúan con nosotros.

Grandes marcas como Coca Cola, sin perder de vista que se trata de un gigante empresarial y con cuantiosos recursos económicos, son conscientes de la necesidad de cultivar este ofrecimiento al público y así lo plasman en muchos de los contenidos que generan a través de Journey , la revista corporativa de la compañía.