Share Button

“El sentido de hablarles yo a ustedes es porque mi nieto David está muy interesado en cosas de publicidad”. Con esta carta de presentación, la abuela de David Heredia, un creativo publicitario en busca de trabajo, explicaba junto a otros miembros de la familia, las cualidades que convertían a su nieto en el candidato perfecto para un empleo, eso sí, “de lo suyo”. El videocurrículum de este joven ha recorrido las redes sociales poniendo de relieve, que los tiempos han cambiado y que hay vida más allá de los CVs escritos en Times New Roman.

Las redes sociales y las plataformas profesionales especializadas, como es el caso de LinkedIn, han abierto aún más la puerta a nuevas vías para presentarse y entablar contacto con empresas y reclutadores. Nuevas posibilidades que obligan también a extremar el mimo con el que tratamos nuestra huella pública para que sea coherente y sume siempre a nuestro favor.

Especialistas en el área de los Recursos Humanos inciden en la mayor competencia laboral que existe en la actualidad y, de ahí la necesidad de generar mayor impacto en las personas encargadas de realizar los procesos de selección de personal. Una llamada de atención, en la que el diseño y los nuevos formatos de presentación pueden ser herramientas efectivas, siempre que no desentonen con el área profesional o la enseña para la que uno se está postulando y no descuiden cuestiones como:

  • Claridad en los datos claves: nombre, contacto y perfil profesional.
  • Ortografía y erratas. Lee y vuelve a leer antes de enviar.
  • Estructura y concreción en la información. El currículum debe encajar lo máximo posible con las características requeridas para el puesto. Forzar demasiado y entrar en matizaciones y tecnicismos no suele ser una buena idea.
  • Coherencia en los datos que se recojan en el currículum, así como en los que aparezcan en cualquier perfil público creado en otras plataformas

Este mensaje que llega a la empresa será la llave que te permitirá pasar a la segunda ronda del proceso, constrúyelo pensado que tienes delante a esa persona y que te va realizando preguntas: ¿Quién es usted?; ¿Cuál es su perfil profesional?; ¿Qué experiencia laboral tiene en el sector?; ¿Cuál es su formación específica en la parcela relacionada con el puesto?… Plásmalo de forma cómoda y atractiva para que, en los pocos segundos que el reclutador dedicará a esta primera lectura, tu currículum acabe en el montón de “continúa en el proceso” y no en el de “listos para archivo”.

Además, atiende al hecho de que en este proceso de criba son muchos los reclutadores, que afirman no mirar ni siquiera las fotografías de los candidatos para concentrase exclusivamente en las primeras cuestiones imprescindibles que se buscan en los aspirantes. Un matiz por el que se deben valorar mucho las apuestas por los formatos audiovisuales para una primera toma de contacto, además de por su duración ya que muchos encargados de personal corroboran que no dedican más de unos segundos, a ese vistazo inicial al perfil de las personas que se postulan para el puesto.

Como todo, es cuestión de evaluar siempre de forma cuidada la empresa y el puesto al que se aspira. Y es que, la originalidad a la hora de presentar un currículum que defina al candidato, personal y profesionalmente, tiene también su premio y más de un aspirante ha conseguido la ansiada entrevista personal, gracias a una propuesta de currículum marcada por la creatividad. Áreas laborales como la del diseño, la comunicación o el turismo son un escenario interesante en el que inspirarse, con algunas propuestas como las que os adjuntamos.

Ejemplo de currículum

  currículum comunicadores

  currículum marketing

Imágenes con Licencia Creative Commons: pep.padu; dinerodesdetuordenador, creativenerds

Si te ha gustado esto, suscríbete a nuestro newsletter, que arrancará en breve!

* indicates required