Share Button

El falso documental del 23-F emitido en televisión, en concreto en La Sexta, dentro del programa presentado por Jordi Évole ha desatado la polémica sobre la línea que separa al periodismo de lo que no lo es. La “Operación Palace“, título con el que esta prueba de laboratorio saltó a la pequeña pantalla el pasado domingo, si algo ha hecho es no dejar indiferente a nadie, haciendo rugir a las redes sociales, con comentarios tanto a favor como en contra, y sembrando de reseñas para todos los gustos las páginas y espacios de los medios de comunicación.

Este documental inventado sobre el Golpe de Estado se llevó a la audiencia de calle –superó los 5’2 millones de espectadores– que fueron testigos del “juego” para algunos o del inquietante “poder de manipulación”, que para otros pueden llegar a tener los medios. Unos argumentos que al cierre de la emisión de este trabajo explicó a los espectadores el propio Évole.

Involucradas, aunque de forma indirecta, en este cruce de argumentos, diferentes plataformas mediáticas también se han pronunciado calificando este experimento televisivo a través de los siguientes titulares:

“Revuelo en las redes sociales. Los periodistas critican la farsa de La Sexta”. El País

“De ‘Holocausto Caníbal’ a ‘Operación Palace’: los falsos documentales que te la colaron”. Público

“La ‘Operación Palace’ de Jordi Évole, entre defensores y detractores”. La Vanguardia

“Operación Palace o el derecho de la TV al espectáculo”. El Mundo

“Jordi Évole divide al país…entre listos y tontos”. Libertad Digital

Imagen con Licencia Creative Commons: Luis Solarat