Share Button

Se estilan las dinámicas de grupo en las pruebas de acceso a un empleo. Y es que las empresas quieren estar bien seguras antes de contratar a nadie, en un entorno en el que la abundancia y variedad de candidatos posibilitan el afinamiento de las técnicas para realizar una selección cada vez más estricta. De los múltiples perfiles que se pueden presentar a una oferta de trabajo sólo unos pocos pasarán la criba para poder acceder a las pruebas, entre las que se está valorando de forma especial la capacidad de trabajar en equipo. En este sentido es importante mostrar en las dinámicas de grupo empatía hacia los demás, escucha activa, interrelación con los otros, control del estrés, argumentación e iniciativa, entre otras cualidades.

¿Por qué se valora el trabajo en equipo? La necesidad de desarrollar fórmulas participativas en el entorno de trabajo viene de la mano de la democracia, pero sobre todo es un requisito para potenciar la creatividad, que el trabajador sólo prestará cuando tenga poder de decisión y se sienta dueño de lo que hace. En este sentido, los equipos de trabajo y otras posibilidades en la misma línea se convierten en instrumento para alcanzar un objetivo de calidad, teniendo en cuenta que favorecen y potencian la creatividad, los empleados rinden más que de forma aislada. Además, les hacen partícipes de la toma de decisiones, aumentando el compromiso y la responsabilidad, amén de satisfacer necesidades personales como la afiliación, la seguridad, la estima y el desarrollo.

Preguntas que nos pueden hacer en una entrevista

Se trata pues de uno de los puntos fuertes que cultivar cuando estamos preparándonos para un proceso de selección. En el listado de 100 preguntas que nos pueden hacer en una entrevista de trabajo y cómo debemos responderlas (elaborada por Lainformacion.com y la consultora MOA BPI) se incluyen algunas relacionadas con el trabajo en equipo:

Describa una dificultad que haya tenido con algún compañero al trabajar en equipo

Hay que explicar una situación concreta real y reciente. Además, siempre hemos de contarla de la misma forma, por si el entrevistador vuelve sobre este tema más adelante. Pero hay que hacerlo siempre con un mensaje positivo explicando cómo se abordó y lo que aprendimos de ello.

Describa alguna tarea que haya tenido que realizar en grupo. ¿Cuál fue su aportación?

Una oportunidad para sacar a colación nuestros logros profesionales. Esta pregunta nos la plantean para comprobar si somos individualistas o si nos involucramos con el equipo.

 ¿Cuáles son los aspectos que más valora cuando trabaja en equipo?

Hay que indicar cualidades que gustan en las empresas, como la implicación, la iniciativa, etcétera. Pero siempre hay que ceñirse a la pregunta y mencionar sólo cuestiones positivas. No nos lo han preguntado, así que en esta ocasión sobra añadir de nuestra cosecha los aspectos negativos o que menos valoramos.

¿Con qué grupos se ha sentido más cómodo y ha trabajado mejor? ¿Con qué personas le resulta más difícil trabajar?

La respuesta ideal es: con aquellos que se involucran y luchan en equipo. En esta ocasión sí que nos han preguntado por aquello que más nos cuesta, por lo que se puede contestar que lo más complicado es trabajar con personas individualistas. Hay que evitar dar una sensación de negatividad, por lo que no se debe dar respuestas como: los escaqueados, aquellos que no hacen lo que deben hacer, etc.

¿Se aplica realmente el trabajo en equipo?

No todas las empresas aplican correctamente esta herramienta que supone el trabajo en equipo. La profesora del Departamento de Psicología y Sociología de la Escuela Universitaria de Estudios Empresariales de Huesca Esther Puyal ya alertó en un trabajo académico de las “Falacias sobre equipos de trabajo: cinco mitos que pueden amenazar su desempeño”. Puyal habla de la incorporación de los equipos de trabajo de forma superflua a la organización de algunas empresas, como una medida para dar una imagen positiva de la compañía sin ser realmente efectivo para mejorar la productividad, resultando una fuente de estrés, preocupaciones, enfrentamientos y carga para sus empleados.

La empresa debe tener una cultura de trabajo en equipo y desarrollar una serie de actividades encaminadas a fomentarlo. El trabajo en equipo significa que un conjunto de personas se unen por un objetivo en común y es algo que debe trabajarse para el fortalecimiento de las relaciones internas del grupo, un imprescindible para que funcione de manera efectiva, según el portal de empleo Jobandtalent. Por ello se plantean pequeños juegos o desafíos dentro de la empresa y las jornadas fuera del trabajo en las que se desarrolla especialmente el aspecto deportivo. Expediciones en la montaña o actividades de aventura son algunas de las opciones que tiene la empresa para fomentar la construcción de equipos de trabajo que contribuyan a sumar al proyecto.