Share Button

El binomio empresarial-artístico no es un matrimonio fácil y, sin embargo, algunos como Emilio Aragón, el artista de las mil inquietudes, consiguen tener una carrera prolífica al mismo tiempo que vive de ello. Si hay algo que puede decirse de los emprendedores es que los más camaleónicos serán los que mayores tasas de supervivencia registren; los que se atrevan a probar y se levanten en caso de fallar. Una carrera trufada de éxitos que también tiene sus decepciones como fue el caso de la serie de televisión Casi Perfectos, cuyos malos resultados de audiencia provocaron el fin de su emisión o El Circo del Arte, que buscaba rehabilitar el espectáculo circense adelantándose a su tiempo.

Sin embargo, la figura de Emilio Aragón no es recordada por ellos. Aquel pequeño clown que actuaba junto a su familia en El Gran Circo de TVE, arroja múltiples inputs con cargas elevadamente positivas a la memoria colectiva. Desde aquel mítico “Te huelen los pies” hasta aquella labor de presentador en la que el traje iba siempre acompañado de unas zapatillas, pasando por el inolvidable Nacho Martín de Médico de Familia. Pero sus actuaciones televisivas no son sino un pequeño ventanuco por el que asomarnos a la capacidad de este artista polifacético, Licenciado Cum Laude en Historia y Doctor Honorario en Arte por la Universidad Suffolk-Boston de Estados Unidos, completó su formación en composición y dirección de orquesta en el New England Conservatory de Boston.

1993 fue un año para señalar, ya que fue cuando se convirtió en uno de los fundadores y socios de la productora Globomedia, responsable de la aparición en televisión de numerosos programas y series de éxito como Sé lo que hicistéis, Caiga quien Caiga, la propia Médico de Familia, Siete Vidas, o la menos conocida Javier ya no vive solo.

Emilio Aragón, el artista de las mil inquietudes

La música y la gran pantalla

En el mundo del circo quizá aprendió también algo de malabarista. Si no no se explica su capacidad para desarrollar proyectos de muy diversa índole, pero siempre de tipo creativo. Un ejemplo de ello son sus composiciones como la cantata Longum vitae suspirium o el ballet Blancanieves, que fue Premio Daniel Montorio de la SGAE; o su apoyo en la mezcla del disco de coplas Pasión Española, interpretado por Plácido Domingo, a la vez que orquesta algunos de los temas de este trabajo.

Emilio Aragón y Robert Duvall

Con un gracioso pero firme giro gravitacional, sus trabajos han virado hacia la silla de director en el mundo del cine donde las estrellas le han sido favorables. Y nunca mejor dicho: su última película Una noche en el viejo México cuenta con la presencia de Robert Duvall. Rodada en Estados Unidos, trata la historia de un exránger que busca darle algo de sentido a sus últimos días. Un guión que llevaba 25 años en las manos de Robert Duvall esperando que el director adecuado apareciese. Hasta que llegó Emilio, casi por casualidad, mientras promocionaba su primera película Pájaros de Papel.

 La estirpe

[blockquote] Soy la cuarta generación de una familia dedicada al circo y al teatro. Te puedes imaginar el peso que eso tiene en mi carrera profesional. No concibo quién soy ni lo que hago sin ello.[/blockquote]

Así se manifestó Emilio Aragón en una entrevista durante el rodaje de Médico de Familia. El hijo de Miliki, que tuvo que abandonar al mundo hace poco, tiene muy presente la historia de su familia. El duro mundo de la guerra civil para los artistas provocó que Miliki se marchase junto a sus hermanos a América, donde permanecerieron más de un cuarto de siglo. Primero estuvieron en Cuba y, posteriormente, gracias al éxito que tuvieron en la televisión de aquel país, su recorrido les llevó por Argentina, México, Puerto Rico, Venezuela y Estados Unidos. Cuando los chiripitifláuticos empezaron a perder fuerza en España, los payasos de la tele desembarcaban directamente desde Argentina a TVE. Allí Emilio Aragón empezó a hacer sus pinitos para seguir creciendo como artista en múltiples terrenos:

[blockquote]A lo largo de mi vida he ido poniendo la proa hacia aquellos sitios en los que creía que podía aprender algo. Todo eso me ha ido llevando, poquito a poco, hasta donde estoy hoy. Ha sido un viaje apasionante y lo volvería a repetir mil veces.[/blockquote]