Share Button

La rapidez del día a día en cualquier negocio lleva a muchos gurús, CEOs y ejecutivos a buscar la paz tras un largo día agotador de toma de decisiones o arrancar el día en positivo con la práctica del yoga. Un ejercicio que encierra además toda una filosofía de vida que muchos de los grandes están abrazando para combatir el estrés. Cuando dejan de lado las cuentas de resultados, la postura del árbol, el loto o el saludo al sol se convierten en sus aliados y los mantras ayudan a su mente a buscar el remanso de paz que tanto necesitan. Incluso las hay que lo usan para inspirarse o que han construido su negocio alrededor de él. Hoy repasamos un listado de algunas de estas personas:

Peter Arvai, CEO y cofundador de Prezi

Entuasiasta de la modalidad Bikram Yoga, que está tan en boga en los últimos tiempos, a este emprendedor de ascendencia húngara siempre le ha gustado explorar y crear sus propios caminos. Consiguió que TED se fijase en Prezi y decidiese invertir en la empresa, dando así un apoyo al producto que ha catapultado su éxito. En su tiempo libre no sólo se dedica a practicar el Birkma Yoga sino que además intenta convencer a todos sus amigos de que se unan a sus clases para mejorar su salud.

Kathryn Budig, yogui de éxito

Con tan sólo 29 años el éxito llamó a su puerta. Después de formarse ocho años como yogui viaja alrededor de todo el mundo dando inspiradoras clases de yoga, que también se pueden recibir a través de internet; ha publicado un libro, está escribiendo el segundo; colabora en varios medios de comunicación escribiendo sobre yoga y ha sido portada de gran cantidad de revistas. Ha cofundado también la organización “Poses for Paws” que busca recoger dinero a través del yoga para el bienestar de los animales. Su historia ha aparecido publicada en medios como Forbes, New York Times o Wall Street Journal, además de en revistas especializadas en yoga y su imagen es la que ilustra este artículo.

Russel Simmons, cofundador del sello discográfico Def Jam Recordings

Russel Simmons es cofundador del primer sello discográfico que se dedicó a editar discos de hip hop. La empresa actualmente lanza discos de las estrellas más mediáticas del mundo musical. Desde Shakira hasta Jennifer López, Rihanna o Lady Gaga, entre muchos otros. Sin embargo, Simmons se ha dedicado los últimos años a crear líneas de moda, entre otros negocios. Su libro de autoayuda “Do you!” habla de cómo la meditación y el yoga pueden ayudar a mejorar nuestras vidas. Por su parte, él afirma que medita todas las mañanas y que practica yoga a diario, lo que para él es una de las claves del éxito.

Costanza Guerrini, CEO de la firma de diseño y arquitectura Bravo Designs

Esta italiana cuyo negocio está instalado en California descubrió que el yoga aéreo le proporcionaba una gran inspiración. En esta modalidad las posturas se practican gracias a una cinta colgada del techo, trabajando en acrobático, al estilo Cirque du Soleil (o al menos está inspirado en ello). La emprendedora afirma que mientras que su cuerpo experimenta las bondades de esta modalidad de ejercicio, su mente se activa y encuentra así las mejores ideas para su estudio.

 

B.J. Fogg, gurú y académico de Stanford

Este gurú y académico de la Universidad de Stanford, dirige el “Persuasive Technology Lab” de esta institución. La revista Fortune le incluyó en su lista “Diez gurús que debes conocer” y ha participado en charlas en TED en las que explica como cambiar nuestros hábitos por otros más saludables a través de pequeños objetivos. Su trabajo se centra en cómo emplear la tecnología y la psicología humana para influir en el comportamiento de la gente. En muchas de las entrevistas que le han realizado aparece en varias posturas de yoga.

Esther Newberg, vicepresidenta ejecutiva de International Creative Management

Tras 32 años trabajando como agente literaria con clientes como Patricia Cornwell, Carl Hiaasen, Caroline Kennedy y Thomas L. Friedman, esta ejecutiva de una de las agencias literarias más potentes de Nueva York tiene entre sus rutinas una cita con el yoga ineludible. Lleva doce años sin faltar y todo empezó por sus problemas de espalda.