Share Button

Starbucks, Lego, Juanola o Loewe….más allá de cafés, piezas de juguete, bolsos o pastillas contra la carraspera, cada una de estas marcas ha conseguido dibujar en la mente del consumidor un mapa de atributos que las identifica y las hace existir en el mercado.

Campañas de publicidad y comunicación específicas aparte, todas ellas cuentan con una historia escrita a su medida. Un relato sobre quiénes son, con metáforas y moralejas incluidas, directas a sacar el máximo provecho a aquello de que “nos definimos por las historias que contamos… y las que cuentan de nosotros”. (J. Howard-Spink)

Con el objetivo de lograr que las empresas, ya sean grandes, medianas o pequeñas, aprovechen de la mejor forma todo su potencial en esta parcela, vamos a analizar diferentes ejemplos sobre qué son y qué pueden llegar a ofrecer unas buenas historias de marca, más con las posibilidades que ofrece Internet y las nuevas tecnologías.

starbucks-logo-5 Abrimos fuego con la popular Starbucks. La sirena incrustada en el logotipo de la enseña de Seattle, no es un ente extraño para casi ningún consumidor del mundo y nada más verla HABLA. Tras este logro se esconde una historia que se remonta a 1971, cuando la firma abría en Estados Unidos su primera tienda de venta de café en grano, a la que dio su nombre actual inspirándose en el libro Moby Dick, en concreto en el personaje de un primer oficial embarcado en el ballenero Pequod.

La empresa se presenta en su página web a través de este vídeo, en el que relata sus inicios y los atributos con los que quiere que se la asocien, entre los que figuran -a medida que va narrando su historia- valores como familiaridad, cercanía, tradición, inspiración, compromiso o la universalidad de su sabor.

Viajamos hasta Japón de la mano de la marca deportiva Onitsuka Tiger. La empresa nipona ha empleado esta creativa propuesta, con tintes de documental para contar al público quién es.

Su historia nos traslada al Japón de 1949, cuando su fundador Kihachiro Onitsuka apostó por el deporte como vía para despertar motivación y optimismo entre la juventud de su país tras la guerra. La innovación le llevó a abrirse un hueco en disciplinas como el baloncesto, donde unas suelas que reproducían una especie de ventosas, inspiradas en la ensalada de pulpo, fueron el comienzo de algo grande. El running fue también una buena pista de despegue, más tras la victoria en el maratón de Bostón del atleta japonés Shigei Tanako en 1953 calzando un modelo de Onitsuka.

Juanolas Más de cien años de rodaje avalan la trayectoria de la empresa española Juanola. En su caso, ese valor “de lo de siempre, de lo generacional” es uno de los puntales de esta firma, que nació allá por 1906, en el barcelonés barrio de Gràcia. La historia de Juanola es la de un farmacéutico incansable que apostó por lo natural para convertir unas pastillas con forma de rombo y tintes de regaliz en todo un clásico que ha sobrevivido a las modas.

Ava Garner Sin dejar España, el siguiente ejemplo se mueve en el sector del lujo. La marca en cuestión es Loewe y su punto de partida 1846, cuando un inmigrante alemánEnrique Loewe Roessberg, hizo realidad el proyecto de fundar la compañía. A través de una cuidada cronología, la empresa desgrana las raíces sobre las que se asienta el éxito de una firma, en la que tradición, calidad y exclusividad se han ido pasando el testigo, según relatan, con paradas en capítulos que llevan por nombre “Hollywood se acerca a la Gran Vía” ilustrados con fotografías de actrices como Ava Gardner, clienta de esta casa de moda.

El último capítulo de este artículo tiene a la empresa danesa Lego como protagonista. Un buque insignia de la actividad juguetera, que comenzó a tantear el mercado en 1932 y que desde sus inicios ha asentado su razón de ser en las máximas de superación, inspiración y creatividad. Junto a la historia relatada por escrito en su página web, la enseña ha apostado por una presentación en versión animada, para  acercar al público de dónde viene su nombre o cómo surgió la idea de diseñar las piezas de construcción más famosas del mundo.

Y llegados a este punto, que cada cual escriba su particular moraleja de esta historia.

The End

Imágenes: Immer_Lebend, Loewe, Juanola y Starbucks.