Share Button

Una oportunidad única: la de reconstruir el Periodismo sin herencias ni prejuicios. Esa es la gran ocasión que ve José Cervera (autor del blog Retiario, defensor del lector en eldiario.es y profesor en la Universidad Internacional de La Rioja). “El periodismo del siglo XXI está sin diseñar y eso es un lujo impensable”. Estamos ante una edad de oro en cuanto a los profesionales y los lectores, pero hay una crisis en las empresas periodísticas. Así lo contó en una charla que ofreció en la Universidad Miguel Hernández con motivo de la inauguración del curso del Máster de Innovación en Periodismo.

¿Cómo empezar a constuir algo completamente nuevo, desvinculado de las viejas estructuras? Cervera opina que hay que centrarse en las necesidades básicas. Actualmente hay 2500 millones de internautas, más de un tercio de la población mundial (la más rica). ¿Qué pasaba anteriormente? “Los medios de comunicación tradicionales vendían agua en el desierto y sin embargo ahora vivimos un tsunami”, es la metáfora inteligente que utiliza Cervera para escenificar la situación actual con la llegada de internet y tantos y tantos medios que podemos encontrar, tantas fuentes de información en las que poder actualizarnos. ¿Y en este escenario, cuáles son las necesidades básicas?

 

AUTOPSIA DE LOS MEDIOS TRADICIONALES o cómo pasaron de ser los reyes del mambo a cerrar en cinco años (2007-2013):

  • “Las webs de los medios tradicionales huelen a tinta que tumban. Son periódico convertido a html”, explica Cervera. “El problema es que los medios no se han dado cuenta de que ya no mandan aquí; que no manda el periodista, ni el medio, ni la prensa, sino el lector. Y ninguno de los directivos cambia su mentalidad de director de orquesta”.
  • Ninguno de los medios se ha puesto a preguntarse qué quieren ser de mayor. Se han dedicado a subir audiencia porque pensaban que así iban sobre seguro, pero no saben a dónde van.
  • Otro de los problemas de los medios tradicionales es que no están preparados para el cambio de criterio en la importancia de las noticias, que ahora no es el tiempo (la inmediatez), sino la geografía, usarla para contar historias.
  • No pueden tener errores y para innovar es necesario. Tenemos que aprender a meter la pata espectacularmente y sobrevivir. Si no estás cometiendo errores es que no lo estás intentando lo suficientemente fuerte. No tenemos ni idea de cómo va a ser el futuro: hay que equivocarse y aprender también de los errores ajenos para llegar a algún sitio razonable. El País, El Mundo, ABC…están haciendo lo mismo que hace 10 años. Hubiera estado bien haber innovado en las empresas periodísticas cuando les iba bien. Ahora no tienen margen.
  • La burbuja de los medios es la causa de la deuda que arrastran algunos medios. El Mundo y El País están muertos porque sus grupos se pusieron en plan imperial.
  • Es falso que para ser referencia hay que ser el más leído y, además, compromete la calidad del medio. Es el paradigma bajo el que se vivía cuando no existía internet, pero ahora no es real: o vendes mucho o eres influyente.
  • Paywalls: en un mundo con demasiada agua, es una gilipollez querer cobrar por el contenido. ¿Cómo le demuestras al lector que merece la pena pagar por algo? No puedes cobrar por lo que es gratis, a no ser que te lo plantees de forma diferente, pero no parece que ninguno de los grandes esté haciendo eso. Hay demasiados periodistas ciegos que piensan que su producto se separa del resto, pero no es así.
  • Muchos se han negado a emplear nuevas técnicas en su trabajo como periodista y tienen que contar su historia de la mejor manera posible, con vídeo, multimedia o nuevos formatos.

CLAVES PARA EMPRENDER EN PERIODISMO

  • No pretender ser un mass media
  • Hay que innovar no sólo en el producto, sino también en las estructuras y lo que vender
  • Es mejor innovar en blanco, no partiendo de una estructura tradicional
  • Crear medios que no necesariamente parezcan medios
  • Concentrar tus recursos en lo que eres bueno

Tras la charla, nos concede un rato en solitario, en el que aún sacamos una batería de preguntas que teníamos preparadas para él, a pesar de haber hablado de CASI todo en su intervención.

¿Qué opinas de la ausencia de defensor del lector en la mayoría de medios, sobre todo en los más pequeños?

No quiere decir que baje la calidad, pero tenerlo es un compromiso por parte del medio de asegurarla y de transparencia.

Regular la participación de los usuarios en la noticia es un tema complicado que ha traído a muchos medios de cabeza. No sabían si era mejor dejarlo abierto, sólo para usuarios registrados…los que han sido más restrictivos han perdido participación, pero ¿crees que hay una evolución en la calidad de los debates generados?

Es una tontería obtener un debate tipo simposio porque si hay un debate social hay de todo: algunos muy inteligentes y otros detestables. ¿Cómo hacerlo para que los detestables no se coman a los otros? Hay que minimizar su impacto. Algunos medios utilizan filtros, pero hay otra alternativa, aunque es complicada: que la propia comunidad vigile los comentarios. De esta manera, habría que fomentar las comunidades para que “patrullen”.

¿Crees que el medio, el community manager o el periodista deben entrar a explicarse en los comentarios de una noticia?

Sería ideal que el periodista participase en los debates que se generen de sus noticias, pero es algo difícil de conseguir por la mentalidad que hay actualmente. Para hacerlo hay que tener cierto callo, aprender a recibir la crítica. Y es complicado acostumbrarse, hay algunos que no lo consiguen.

En una de las últimas entradas de tu blog dices que internet no es el lugar más sencillo para construir el futuro del Periodismo , ¿por qué?

Internet no es el entorno más fácil porque es abierto. Antes había un control de los canales de comunicación, lo que le daba poder a los editores. Con internet esto ya no existe. También es más difícil ganarse la vida. Hay posibilidades, pero hay que currárselo mucho más. Tienes que buscarte la vida para hacerlo de otra manera.

En esa misma entrada apuntas que la reflexión es imprescindible, ¿crees que la industria y los editores lo están haciendo? Parece que dan palos de ciego…

Muchos editores siguen resistiéndose a internet. ¿Y ahora qué? De verdad creían que podían parar el tema de internet y ahora se encuentran en una situación pre-agónica.

Hay que hacerle la autopsia a los medios tradicionales, pero también hay que ver cómo vivir de internet…

Si hubiera soluciones fáciles ya se habrían aplicado. Hay cosas que están empezando a funcionar y el denominador común de todas ellas es que se alejan de los medios tradicionales. Una de las primeras cosas que hacen es renunciar a ser un medio de masas. Es fundamental.

¿Qué opinas sobre los muros de pago que quieren aplicar El Mundo y El País? ¿Crees que es una buena idea exportar modelos que funcionan en Estados Unidos? Nuestras audiencias no están muy acostumbradas al pago por contenidos y allí hay cable desde los años 70.

Seguramente sea un desastre total. En 2002 ya les dio por intentarlo, en el momento del crash de los puntocom alegando que al Wall Street Journal y al Financial Times les funcionaba, pero era a los únicos. Ahora se habla de que le va bien al New York Times, pero es el periódico más importante del mundo, que se lee desde distintos puntos del planeta. Aunque sea cierto que le va bien, creo que en España no va a funcionar porque los contenidos entre los distintos medios son idénticos.

Los MOOC y la formación a través de internet está cogiendo mucha fuerza. ¿Crees que las facultades (sobre todo las de Periodismo) están experimentando un sprint en su evolución?

Yo diría que si hay una industria que ha arrastrado los pies más que los medios es la educación y las universidades entre ellas. Ahora hay alternativas viables y les van a quitar una buena porción de su importancia social. Lo sensato habría sido tener una red wifi por todo el campus hace diez años, como en los mejores de Estados Unidos. Las universidades tienen que pensar ¿qué tengo yo que no tenga Stanford? Como se descuiden les va a pasar lo mismo que a los medios de comunicación.