Share Button

De las profesiones acabadas en “ista” antes economista que periodista. Esta frase se me quedó grabada hace ya unos cuantos años cuando, todavía entre montañas de papeles y exámenes varios para acabar la carrera, me la soltó de repente el padre de una buena amiga evaluando las opciones de futuro laboral. Eran otros tiempos pero los matices que rodeaban al Periodismo seguían apuntando maneras y ya ponía los pelos de punta a las familias escuchar de sus hijos/as la temida frase: Mamá, quiero ser periodista.

Ironías a un lado, la profesión sigue conservando esa faceta tentadora y aventurera de sus inicios aunque, todo sea dicho llena de alguno de los lamparones que los despidos, el más por menos en las condiciones contractuales y los perfiles orquesta han ido generado.

Con todo, estamos ante una realidad laboral compleja, similar puede ser a la de otras muchas profesiones, pero que en el caso que nos ocupa ha terminado por llevar al gremio periodístico a tener que ampliar sus escenarios de trabajo y dirigirse hacia una nueva dimensión digamos, “multifacética”.

Sin entrar en valoraciones, a todos aquellos que estéis buscando empleo o pretendáis hacer un cambio, os dejamos algunos apuntes relacionados con la selección de profesionales “híbridos” que se están dejando ver cada vez con más fuerza en las actuales ofertas de trabajo.

Periodista-Comercial: Sí, suena un tanto raro pero vamos a explicarlo. Las empresas quieren vender sus productos y servicios y junto a las técnicas de marketing, el trabajo de los profesionales de las letras y del audiovisual está comenzando a valorarse. Utilizar el lenguaje de manera sutil para activar esa palanca que haga al cliente decidirse tiene su valor y se traduce en la búsqueda específica de perfiles periodísticos especializados en publireportajes y redacción comercial.

Periodista-Políglota: ¿Cuántas veces hemos escuchado eso de que los idiomas te abrirán puertas? Pues sí, muchas, el único pero es que el inglés es ya un básico como la camiseta blanca y ahora toca dedicar esfuerzos a una paleta idiomática con lenguas un poquito más específicas como el ruso, el coreano, el japonés o el árabe. Analizar las necesidades presentes y de futuro de diversos sectores en los que puedas especializarte tales como el textil, la alimentación o el turismo e intentar ganar puntos con este valor añadido puede ser interesante, de acuerdo a las ofertas de este tipo que cada vez más navegan por la red.

Periodista-Analista: La gran cantidad de información que proporcionan las tecnologías ha abierto la puerta a otros perfiles periodísticos capaces de diseñar acciones comunicativas a partir de los datos. El manejo de herramientas de medición y la capacidad de generar estrategias con contenidos, eventos o movimientos en redes sociales traducibles en números, con sus correspondientes informes de resultados, encaja a la perfección con ciertos perfiles demandados por las empresas y que caminan entre el área del Periodismo y el Marketing.

Periodista-InformáticoVsDiseñador: Las ya citadas nuevas tecnologías han dejado también su huella en algunas ofertas en las que la demanda de profesionales del periodismo camina de puntillas entre su terreno y la línea del diseño y ciertos conocimientos de programación. Más allá de maquetadores o infografistas, la demanda se centra ahora en perfiles que sepan escribir bien, que se manejen en el entorno on line con soltura y que dominen ciertas cuestiones relacionadas con palabras como html, wordpress, illustrador o diseño en 3D….

Con estos apuntes, solo añadir que el objetivo de estas líneas no es otro que el de ofrecer una pequeña radiografía de por dónde van los tiros en el mercado laboral que nos ha tocado afrontar a los que somos y a los que siguen queriendo hacer realidad la frase: quiero ser periodista. Un escenario en fase de turbulencias, en el que todo sea dicho se escuchan de cerca disparos que en más de una ocasión siguen la máxima de matar, con una única contratación, dos pájaros de un tiro.

 

Imágenes con Licencia Creative Commons: Paco CT