Share Button

Que el Periodismo requiere una vocación a prueba de balas es uno de los axiomas de la profesión que más temprano se aprenden. Y es que, si no te lo dijeron ya el primer día de clase, todo lo que rodea el noble arte de contar y comunicar, está impregnado de dificultades que superar sólo gracias a un tesón digno de película. Y es de eso de lo que precisamente se trata: aquellas producciones audiovisuales que hacen que el corazón nos salte del sitio y recordemos por qué elegimos dedicarnos a este oficio. Tanto si necesitas alimentar tu vocación como si directamente requieres de una resucitación, aquí te hablamos de algunas películas sobre periodistas que pueden ayudarte a recuperar la fe.

La polémica “Matar al mensajero”

Más allá de la lista clásica de películas sobre periodistas (en la que no pueden faltar “Todos los hombres” del presidente y “Ciudadano Kane”), hay muchas otras historias de composición audiovisual que trabajan el tema del Periodismo como elemento nuclear del desarrollo de los acontecimientos. Entre ellas, se encuentra la más reciente “Matar al mensajero”, que narra la historia del periodista Gary Webb. Desde su trabajo en el San José Mercury News escribió una serie de tres reportajes que vinculaban a los servicios de espionaje de Estados Unidos con el contrabando de cocaína en Nicaragua. La película está basada en el libro que él mismo escribió “Kill the Messenger: How the CIA’s Crack-Cocaine Controversy Destroyed Journalist Gary Webb”. La historia tiene polémica, ya que muchos de sus compañeros le desacreditaron, algo que también hicieron al unísono The New York Times, The Washington Post y Los Angeles Times.

“Los diarios del ron”, del padre del Periodismo Gonzo

A pesar de ser una historia que gravita casi todo el tiempo en torno al alcohol, las drogas y el sexo en la relajada Costa Rica; la historia que se relata en “Los diarios del ron” tiene importancia por que es la versión cinematográfica de un relato autobiográfico de Hunter S. Thompson. El llamado padre del Periodismo Gonzo, en el que ficción y realidad, subjetividad y objetividad se mezclaban; relató en “El diario del ron” sus experiencias. De la amistad de Johnny y Thompson surgió la posibilidad de recuperar el manuscrito del escritor para relatar esta historia en la que un periodista busca alejarse de Nueva York para trabajar en un país mucho más relajado junto a una serie de personajes, rodeados todos de pequeñas y grandes corrupciones, contra las que finalmente se rebela. Todo un homenaje al excéntrico escritor que se quitó la vida en 2005.

 

Periodismo para almas aguerridas

Si tu corazón te lleva a los conflictos de guerra, a relatar la barbarie y a denunciar la crueldad que aplican unos países contra otros, toda una colección de películas te espera. Desde la famosa “Territorio comanche”, a partir del libro de igual título de Arturo Pérez Reverte; hasta otras con menor fama, pero que sin duda reflejan las grandes inquietudes de aquellos que ataviados con lo básico cruzan fronteras y montañas con el objetivo de contar:

“Las flores de Harrison”

En el escenario de la Guerra de la ex Yugoslavia, un fotorreportero desaparece y su mujer se hace pasar por compañera de profesión para ir a buscarlo. Una película que invita a la reflexión en torno a los conflictos bélicos y la incomprensión de tanto desastre. Su crudismo y realismo en cuanto a imágenes busca impactar en la conciencia del espectador y puede ser un revulsivo para aquellos ansiosos de denunciar la injusticia.

“Los gritos del silencio”

La amistad entre el reportero y su guía-intérprete en el entorno de Camboya de la locura de la masacre jemer de 1975 se pone a prueba en distintas ocasiones a lo largo de esta película. El relato se basa en las experiencias del periodista Sydney Schariberg del New York Times.

“Welcome to Sarajevo”

El reportero no sólo relata, sino que trata de intervenir ayudando a una huérfana. La película de Michael Winterbottom muestra así ese doble filo sobre el que caminan como trapecitas los periodistas y fotógrafos de guerra, que muchas veces dejan el oficio a un lado para echar una mano allá donde está la noticia.