Share Button

Dicen que pedir perdón es de valientes aunque, en algunas ocasiones es una necesidad obligada. Sin ir más lejos, quién no recuerda el apesadumbrado “lo siento mucho. Me he equivocado”, con el que el Rey Juan Carlos se ponía ante los focos para atajar la crisis de comunicación provocada tras su paso por Botsuana para participar en una cacería de elefantes.

Como no siempre las cosas salen bien y equivocarse, con mayor o menor voltaje, entra dentro de las posibilidades, aquí os dejamos algunos de los casos más sonados en los que las empresas se pasaron de frenada y tuvieron que entonar su particular mea culpa. Diferentes situaciones con el denominador común del paso por el confesionario, con el objetivo de suavizar el deterioro de su imagen, los polvorines surgidos en las redes sociales o una pérdida de confianza e incluso de valor en sus acciones.

Cuatro formas de pedir perdón

1.  De órdago fue el callejón sin salida en el que se metió la compañía de alimentos para animales Royal Canin. Su imagen de marca ligada a la protección y el cuidado de las mascotas saltó por los aires, cuando comenzó a circular una información, en la que se acusaba a la empresa de participar como patrocinadora en un evento celebrado en Ucrania, más que cuestionable.

¿De qué se trataba? Pues, para asombro de clientes y conocedores de la firma, de una pelea entre un grupo de perros y un oso encadenado, en la que la empresa hacía incluso entrega de trofeos. El carácter incendiario de las críticas obligó a Royal Canin a emitir un comunicado de urgencia, condenado este tipo de actos y confesando la magnitud de un error que “NUNCA” se volverá a repetir.

2.  A la firma Amazon, propiedad del empresario Jeff Bezos, también le tocó pasar por el túnel del bochorno y salir a pedir perdón por las equivocaciones cometidas. Con las palabras “embarazoso y torpe error”, el gigante de la venta de libros quiso atajar las críticas de censura que le estaban lloviendo, tras desaparecer de la lista de ventas los libros relacionados con la temática homosexual. Un  chaparrón que duró todo un fin de semana y que puso a trabajar a pleno pulmón, el plan de crisis de la compañía.

3. La publicidad y sus intentos por causar impacto en la audiencia terminaron por darle un quebradero de cabeza importante a la empresa Ford. Un anuncio en el que escogió como protagonista, entre otras figuras, al exprimer ministro italiano Silvio Berlusconi desencadenó un auténtico terremoto comunicativo, que acabó también con una disculpa pública.

En este ejemplo, la compañía se situaba en el blanco del objetivo, tras filtrarse las pruebas de algunos de los anuncios con los que se iba promocionar en India, uno de los modelos de la casa americana. Una propuesta en la que se podía ver, a modo de caricatura, al mandatario italiano al volante del coche haciendo el signo de victoria y en el maletero, a tres chicas ligeritas de ropa y amordazadas.

Anuncio Ford. Pedir perdón

Tanto Ford  como la empresa encargada de la publicidad apostaron por dar explicaciones, además de retirar la polémica propuesta publicitara. En este caso, las disculpas fueron parciales, ya que sus argumentos apuntaron hacia una filtración malintencionada. De una forma o de otra, el calor de las críticas provocó un movimiento inmediato para responder a las acusaciones de “sexistas”, que golpearon la imagen de este gigante del automóvil.

Lo acontecido ha sido el resultado de un acto individual sin la supervisión adecuada y se tomarán acciones apropiadas.

4. Sin dejar de lado el sector de la automoción, la empresa Toyota se vio igualmente envuelta en la polémica, aunque por motivos diferentes. Una serie de fallos que afectaban la seguridad de sus vehículos pusieron en jaque la confianza de la compañía. La polvareda generada fue tal, las acciones de la firma fueron testigo de ello, que el presidente de la empresa no dudó en pedir perdón públicamente por lo sucedido.

Junto a este reconocimiento del error, Toyota optó por realizar diversos vídeos, emitidos en diferentes países, para tranquilizar a sus clientes e intentar solventar las molestias ocasionadas.

 

¿Conoces algún caso interesante en el que las empresas hayan pedido perdón? ¿Lo compartes con nosotr@s?

Imagen: motorafondo.com, Ruffin_ready

Si te ha gustado esto, suscríbete a nuestro newsletter, que arrancará en breve!

* indicates required