Share Button

El periodismo freelance está viviendo una nueva etapa de intensa actividad. Después de los más de 11.000 empleos destruidos en el sector desde 2008, según el Informe de la Profesión Periodística 2013, numerosos profesionales se plantean ejercer de manera independiente buscando colaboraciones aquí y allá o incluso piensan en emprender un proyecto propio como periodistas freelance.

Pero antes de lanzarse a esta piscina hay que ponerse el bañador o quizá te des cuenta de que vas en pelotas cuando ya estás dentro y tienes poco margen de maniobra. Informarse sobre cómo funciona a nivel administrativo un autónomo en este sector es vital para poder preparar una buena planificación de trabajo y tener en cuenta todas las variables que van a influir en el rendimiento económico de nuestra actividad al final de mes, que en última instancia es de lo que se trata.

Tenemos que tener en cuenta que nuestras obligaciones son tres principalmente:

1. Darnos de alta como autónomos en la Seguridad Social

2. Darnos de alta en Hacienda como autónomos en los epígrafes correspondientes el IAE

3. Declarar nuestros ingresos a Hacienda, pagando los impuestos pertinentes.

Si la actividad que vamos a desarrollar va a constituir nuestro medio de vida debemos darnos de alta como autónomos sin excepciones. En este punto, internet es un hervidero de información contradictoria sobre si no se llega a unos ingresos determinados no es necesario. Algo que parece que está comúnmente aceptado pero no consta en ninguna parte. En el caso que estamos examinando no nos sirve ya que nuestro objetivo como periodistas es que sea nuestro medio de vida.

La parte buena es que hay varias reducciones de la cuota de las que nos podemos beneficiar si cumplimos los requisitos que pueden verse en la Ley de Emprendedores, que fue aprobada de forma definitiva en septiembre del año pasado. Fundamentalmente los beneficiados son los hombres menores de 30 años, las mujeres menores de 35 y las personas con una discapacidad del 33% o más y en todos los casos no deben tener trabajadores a su cargo.

Algo distinto a nuestras obligaciones con la Seguridad Social son las que tenemos con Hacienda, a quien debemos declarar nuestros ingresos y deducir los impuestos correspondientes: IRPF e IVA. Ambos se declaran de forma trimestral normalmente, aunque en el caso del Impuesto sobre el Valor Añadido también puede realizarse de forma mensual, lo cual nos beneficia si Hacienda debe devolvernos dinero, ya que lo hará cada mes.

 Exención de IVA

Hay que tener en cuenta que los freelance que se dediquen a escribir para medios escritos, ya sea en soporte papel o digital, tienen una exención del IVA, por lo que no deben pagarlo al fisco. Es el único caso, el resto de actividades profesionales relacionadas con el Periodismo sí deben declarar IVA: colaboraciones en radio, televisión, gestionar la comunicación de una empresa, etc.

Otros servicios profesionales libres de esta carga impositiva son los realizados por escritores, colaboradores literarios, gráficos y fotográficos de periódicos y revistas, autores de obras teatrales y de argumento, adaptación, guión y diálogo de obras audiovisuales, traductores y adaptadores, además de compositores musicales y artistas plásticos, incluidos aquellos cuya contraprestación consista en derechos de autor.

Un apoyo documental muy útil para quienes desean desarrollar su trabajo como freelance es este informe sobre el trabajo de freelance de Carlos Hernández-Sanjuán March, abogado que desde 1981 presta servicios en la Asociación de la Prensa de Madrid y en la FAPE.

Imagen de Creative Commons de Ritesh Nayak