Share Button

A nadie le gusta que le invadan con publicidad y menos con una serie de anuncios demasiado evidentes. No buscan el entretenimiento del espectador, sino recordarles (y si puede ser grabarles a fuego) que compren un producto determinado. Esto, unido a los largos tiempos de cortes publicitarios, ha hecho que el televidente medio quede asqueado por las interrupciones de aquello que está viendo y que le está ayudando a desconectar de su día a día.

Pero si un anuncio te hace reír, llorar o te toca el alma, seguramente estarás más predispuesto a comprar el producto. O mucho mejor, cuando en medio de anuncios de detergentes, seguros del hogar o colonias (que merecen un mundo aparte), alguna marca se place en compensarte con alguna historia interesante. De hecho, ya hay muchos anunciantes que se atreven con otros formatos publicitarios más efectivos a la larga y que se aventuran a contar historias. No es que sea una tendencia emergente, algunas marcas llevan haciéndolo años, como Coca-Cola. ¿Recuerdan aquel DESPEDIDO?

 

 

Por cierto, si buscan, encontrarán algunas parodias del mismo, lo cual quiere decir que en absoluto pasó desapercibido.

Tampoco podemos olvidar una de las joyas publicitarias de los últimos años. Aquel anuncio de Volswagen en el que un pequeño aprendiz de Darth Vader se frustraba al no poder desarrollar sus poderes hasta que…

 

 

Aunque no es así, parece que el coche sea una excusa para contar la historia. Una de las publicidades más efectivas: la que no parece que lo es, la que podría ser perfectamente un cortometraje.

Algo parecido ocurrió con aquella campaña de la Asociación del Parkinson de Alicante, en la que se presentaba una idea completamente nueva: si Michael J. Fox tiene parkinson e hizo de hombre-lobo, quizá la gente puede creer que ser hombre-lobo provoca parkinson. Jugando con este pensamiento se desarrolló una historia audiovisual tierna y original.

 

 

Casa Tarradellas ha decidido unirse al storytelling con #elfindesemanaestuyo, una campaña de publicidad para la que han escogido a 17 familias que han grabado sus fines de semana (por supuesto, hay pizzas de Casa Tarradellas en algún momento). El resultado es emotivo y natural, pero lo más remarcable es que el vídeo lleva casi dos millones de visualizaciones en Youtube. Aparte, en la web también hay microhistorias audiovisuales con una presentación bastante atractiva. Todo esto forma parte de lo que llaman nuevas narrativas, aprovechando los recursos que nos brinda la tecnología, presentamos el contenido de forma diferente para sorprender a nuestro receptor.


Para terminar este pequeño listado de narraciones interesantes en formato publicidad, no podemos olvidar aquel anuncio de P & G en el que se hablaba del trabajo más difícil del mundo, pero también el mejor: ser madre. Con motivo de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, la multinacional se metía en el bolsillo a todo espectador, con banda sonora de Ludovico, otro gran acariciador de almas. Una historia que entronca con una de nuestras emociones más básicas provocando, claro, que este anuncio quede en algún rincón de tu cerebro. Publicidad, ¿eh?

Si te ha gustado esto, suscríbete a nuestro newsletter, que arrancará en breve!

* indicates required