Share Button

El futuro siempre es algo incierto, pero más allá de nuestras necesidades post-apocalípticas, siempre hay una avanzadilla que recorre el camino mucho antes para volver y predecirnos cuáles serán los próximos pasos de la humanidad y responder a preguntas como “¿Qué pasará en 2019?”.

Muchos han imaginado lo que ocurriría en los años venideros, algunos con simples ideas de ficción y otros con una pasmosa comprensión de la evolución que les posiciona como auténticos gurús del futuro. Fue el caso, sin ir más lejos, de Julio Verne o de George Méliès, entre muchos otros.

De lado dejamos esas catástrofes con las que el mundo hubiese dicho hasta luego, cocodrilo. Y es que el tiempo concreto a veces es lo de menos, la cuestión es hacer el ejercicio de imaginación de que todo va a salir mal. Es el caso de 2019, tras la caída de Nueva York, una cinta italiana que habla de una hecatombe nuclear.

Otras obras cinematográficas han hecho, curiosamente, incidencia en ese año como la celebérrima Blade Ranner, en la que los replicantes, seres creados virtualmente idénticos a los humanos, se rebelan y son desterrados. La acción transcurre en 2019.

Ignorando las ficciones más puras, el susodicho año parece que va a ser una suerte de punto de inflexión en la evolución de la humanidad. Quizá la cercanía de la segunda década del segundo milenio tenga algo que ver. En cualquier caso, ya hay algunas predicciones fijadas en el calendario, como las que muestra Microsoft en el siguiente vídeo:

Un pequeño dispositivo electrónico con el que controlar casi todo en la vida, unas gafas que recuerdan al pez traductor Babel de aquella Guía del Autoestopista Galáctico, un periódico electrónico flexible, pantallas de las que salen hologramas y domótica. Por supuesto, todo conectado entre sí.

No son los únicos que piensan en grande. El inventor y futurólogo Ray Kurzweil, que en 1988 ya predijo que 10 años después el hombre sería derrotado por una máquina jugando al ajedrez (como así fue), también tiene algunas ideas sobre lo que acontecerá en 2019. Autor del libro “La era de las máquinas espiriturales” (1988), es un firme defensor de la evolución de las máquinas. Tanto es así que tiene un fondo de inversiones que sin intervención humana compra y vende acciones. Otra de sus apuestas personales es haber conservado ADN de su padre para poder revivirlo en un futuro.

Kurzweil, que reflexiona continuamente en el modo en que la tecnología puede influir en la sociedad predijo en 1999 para 2019 los siguientes hechos:

  •  La suma del poder de todas las computadoras será igual a todo el poder cerebral de la raza humana
  • Las computadoras estarán integradas en el entorno
  • Las personas experimentarán la realidad virtual en tres dimensiones a través de gafas que se conectarán a internet (hecho)
  • Las personas se comunicarán con las computadoras por medio de gestos y no del teclado
  • La mayoría de las transacciones comerciales o solicitudes de información se realizarán con una persona simulada
  • Dispositivos con las posibilidades de una computadora llegarán en toda clase de inesperadas formas y tamaños
  • Los cables habrán desaparecido casi por completo
  • Habrá cámaras del tamaño de alfileres por todas partes
  • Los libros y el soporte papel estará prácticamente obsoleto
  • Los ciegos llevarán gafas especiales que interpretarán el mundo real para ellos a través de voz
  • Y muchas otras cosas

Aunque muchas de sus previsiones son actualizadas constantemente, es curioso contemplar qué situaciones se esperaban para 2019, para el que sólo quedan 5 años. Más a largo plazo, Kurzweil opina que el hombre se fusionará con la inteligencia artificial y cambiará la noción de la muerte en 2030 y que en el año 2099 ya no habrá distinciones entre humanos y máquinas.

2019 también será el año de lanzamiento de Episodio IX de la Guerra de las Galaxias, hecho, sin duda, no vital pero sí importante, sobre todo para sus legiones de fans. Y, según el FMI (esperemos que se equivoque), España se habrá estancado en la recuperación y seguirá teniendo una tasa de paro del 22%.

Nos vemos dentro de un lustro para determinar cuál ha sido el rumbo de la humanidad. Mientras tanto, no dejen de soñar.