Share Button

El mundo del Derecho ya no es lo que era. La sociedad se ha familiarizado con esta disciplina antes un tanto gris que a golpe de famosos de revista y otros rostros conocidos del mundo del deporte, la economía o la política se ha vuelto en los últimos años un tanto rosa. Hablar de años de prisión, injurias, calumnias, abogados, inhabilitaciones, recursos o atenuantes está a la orden del día y ahora a casi nadie se le escapa que si tu condena ronda los dos años y no tienes antecedentes…pues te libras de la cárcel.

Ir a prisión, al trullo insisto ya no es lo que era y se puede decir que el paso a la vida entre rejas se ha normalizado y desdramatizado. Los medios de comunicación tienen a bien mostrar las cosas que gente exdistinguida, como es el caso del extesorero del PP Luis Bárcenas realiza en la cárcel. La Sexta ofrecía en exclusiva como este exalto cargo de la política afrontaba su nuevo día a día paseando, estudiando o rezando en la cárcel madrileña de Soto del Real, además de otros vídeos en los que varios reclusos ensalzaban su buena adaptación al medio y le definían como “muy buena gente”.

Ir a la cárcel ha dejado de ser algo impensable, incluso para miembros de la realeza y prueba de ello son casos como el de Iñaki Urdangarín dando pinceladas de su conyugal sangre azul al tono grisáceo carcelario. Acabe como acabe su periplo a cuenta del caso Nóos, los del pueblo llano hemos profundizado con él en conceptos clave del terreno judicial tales como la existencia de una fase de instrucción, los careos o el hecho de que la Justicia debe ser igual para todos, a cuenta del paseíllo a pie que tuvo que realizar para encontrarse con el juez en las instalaciones de Palma.

Banqueros como Miguel Blesa, empresarios como Francisco Correa o más políticos, el último el exdiputado de la Comunidad Valenciana Rafael Blasco, aún con recursos pendientes para evitar pisar la cárcel, dibujan el nuevo perfil del inquilino carcelario. Una coctelera a la que se suman nombres del artisteo como el bailaor Farruquito, el extorero José Ortega Cano e hijo y casi, casi la cantante Isabel Pantoja, que a punto estuvo de sumarse a esta especie de quedada farandulera en prisión.

Con más fans si cabe, en Estados Unidos la realidad tampoco pinta muy diferente y ya son varios los famosos que junto a sus fotos públicas en revistas suman su ficha policial. Unas instantáneas que ya han probado Paris Hilton, Justin Bieber, Robert Downey Jr o Lindsay Lohan.

Con este panorama, no es de extrañar que frases como “nos vemos en los juzgados” tengan ya el estatus de muletilla televisiva en los programas del corazón. Una realidad a la que contribuyen las imágenes captadas por los propios presos a sus compañeros de celda “conocidos” para luego venderlas como exclusivas o los pasos por los platós para contar testimonios o en formato presentación de “mi libro de vivencias en prisión”, con el que políticos y representantes de oficios varios tienen a bien normalizar y rentabilizar de paso, su choque con la Justicia.

Imágenes con Licencia Creative Commons: Yon Garin

 

Si te ha gustado esto, suscríbete a nuestro newsletter, que arrancará en breve!

* indicates required