Share Button

Un año antes de su estreno, en otra galaxia en la que el mundo de internet ofrece la posibilidad de comunicar a las legiones de fans que la fuerza está despertando, se publica el tráiler de Star Wars VII. Un esperado momento para los amantes de una de las sagas más rentables de todos los tiempos. No en balde Disney compró Lucasfilms por la friolera de 3.125 millones de euros en 2012, al mismo tiempo que anunciaba tres nuevas películas, la primera de ellas para 2015.

 

El tráiler de Star Wars VII: un aperitivo

El vídeo del teaser de la nueva aventura intergaláctica se posicionó como el tercero más visto en Youtube en 2014 a pesar de que se publicó a principios de noviembre. En los escasos 01.39 minutos que dura la grabación apenas puede dilucidarse lo que ocurrirá en la nueva entrega y quizá ha sido la base de su éxito. El secretismo que rodea todo lo concerniente a Star Wars VII y la expectación que ha generado el vídeo son claves para hacer unos cálculos de cómo el marketing va a influir poderosamente en esta esperada película.

No son novatos estos de Disney en utilizar bien las técnicas de venta para hacer caja. Y hoy en día, las posibilidades técnicas sirven en bandeja a una marca con tanto poder llevar a cabo un pormenorizado plan de marketing que haga revolucionar los software de las taquillas de los cines. Un aperitivo, al fin y al cabo, una manera de ir recuperando la millonaria inversión que luego irá aderezándose con el merchandaising, uno de los mejores mercados en los que se mueve el gigante del audiovisual.

La vuelta de Han Solo, Luke Skywalker y la Princesa Leia

Justo ayer J.J. Abrams declaró sobre el rodaje de “Star Wars VII: el despertar de la fuerza” que la presión de trabajar en una saga con un fenómeno fan tan importante era al mismo tiempo intenso y terrorífico pero que sin duda la oportunidad compensaba con creces. Y es que todo se está alineando para que esta película resulte una verdadera eclosión para todos los fanáticos de la saga. La vuelta a la pantalla de los actores de la trilogía original: Harrison Ford (Han Solo), Mark Hamill (Luke Skywalker) y Carrie Fisher (la Princesa Leia) fue un verdadero impulso para las expectaciones de la nueva entrega de Star Wars, en la que George Lucas reduce su papel a mero asesor y el aclamado J.J. Abrams pilota la nave interestelar. Una alineación de los astros que Disney va a saber aprovechar bien en beneficio de las cuentas de resultados. No hay que olvidar que el conjunto de las seis películas de La Guerra de Las Galaxias recaudaron 4.382,3 millones de dólares, amén de todo lo que las rodea como los videojuegos y el merchandaising.

Una atención mediática y de los fans que, por qué no, puede tornarse en un buen acicate para unas acciones de responsabilidad social corporativa, como la campaña llevada a cabo durante el rodaje de la película “Star Wars: Force for Change”. Una inicitiva que ha recaudado 4,26 millones de dólares para UNICEF gracias a los fans. ¿Qué se les ofrecía a ellos? Un pase privado previo al estreno de la película, visitar el set de rodaje y un cameo en la película. Otro buen motivo para realizar un vídeo gracias al cual se siga oyendo hablar de Star Wars VII.

 

OntheRecord colabora con la prestigiosa revista Forbes