Share Button

Las cosas más simples son a veces las más complicadas de interiorizar y de llevar a la práctica. Cumplir con las máximas del Kaizen o con el principio de Joriki, por ejemplo pueden ser parte de este grupo. Diferentes conceptos de una filosofía de vida con raíces en Japón que no está de más tener en cuenta para intentar avanzar tanto el plano personal como en el competitivo mundo de los negocios.

Con la vista puesta en el país nipón vamos a iniciar un recorrido por diferentes conceptos, técnicas y valores con los que intentar conseguir mejores resultados a base de concentración, enfoque, equilibrio y una actitud positiva ante cada uno de los retos del día a día.

Las máximas del Kaizen: No afrontes ni un solo día sin mejorar en algo

¿Qué es el kaizen? En términos generales un espíritu de mejora constante. Japón ha hecho de esta palabra una forma de trabajar y de enfocar la vida con la que superar los reveses o seguir mejorando en los momentos de estabilidad para aspirar siempre a nuevas oportunidades.

El kaizen significa compromiso. La máxima de no afrontar ni un solo día sin avanzar, sin aprender algo nuevo o mejorar en algún aspecto. Empresas como Toyota o Sony se guían por este planteamiento que impregna sus rutinas de trabajo desde la directiva hasta cada uno de los departamentos de la empresa.

Se trata de un modelo dirigido a buscar nuevos desafíos que actúen en beneficio de todos: reduciendo los tiempos para realizar las cosas, simplificando los procesos, ofreciendo mejores canales de comunicación que fomenten la participación de las plantillas y aumenten el sentido de pertenencia, así como los niveles de motivación ante los logros conseguidos.

Visualizar y concentrarse al máximo: un aliado llamado Joriki

Son muchos los libros de liderazgo y crecimiento personal que ahondan en este término. A efectos prácticos se trata de aprovechar y ejercitar cada día el poder de la concentración en aquellas cosas que llevan la etiqueta de importantes y motivadoras para la persona.

Focalizar cada uno de los esfuerzos en una meta clara, en autoconocerse. Y es que, la visualización de los objetivos lleva a situarse ante cada situación de una manera más precisa, más serena a la hora de controlar los impulsos y los ruidos de las preocupaciones.

“Es imposible dar a un blanco que no puedes ver”

Ya sea en el ámbito profesional o personal este tipo de enfoques es valioso y técnicas como la meditación son una buena herramienta para conseguirlo. Una palanca clave para activar el bienestar que cuenta y ha contado con grandes empresarios como el impulsor de Appel Steve Jobs que trabajó en esta línea, a raíz de su amistad con el monje Kobun Chino Otogawa, a quien conoció en San Francisco.

Satori: Un equilibrio para rendir al máximo

El término satori hace referencia a un estado de iluminación, de creatividad máxima, a ese momento propicio en el que las cosas fluyen. Llegar a este punto clave, a ese momento eureka para muchos, requiere preparación y ejercicio.

No es casualidad que esta palabra tenga un eco importante en el terreno deportivo para referirse a ese estado de equilibrio entre el cuerpo, la mente y las emociones que lleva a los atletas a rendir al máximo. A poner todo la maquinaria de sus posibilidades físicas y mentales a trabajar para alcanzar, a partir del autoconocimiento, los mejores resultados.

Se trata de una forma de proceder que es aplicable tanto al mundo laboral como al personal y que junto al resto de conceptos anteriores pasa por analizarse bien a uno mismo y comprometerse llegando a plasmar por escrito:

  • puntos fuertes (en qué se es realmente bueno) y debilidades que definen a la persona
  • metas que se quieren conseguir
  • adoptar un compromiso diario para adquirir nuevos hábitos que acerquen a los fines trazados
  • no desmotivarse si la voluntad falla y valorar esta circunstancia como una nueva oportunidad para lograr los fines propuestos
  • vivir en el presente y guiarse por la premisa:

“Si quieres conocer el pasado mira el presente que es su resultado. Si quieres conocer el futuro, mira el presente que es su causa”

 

Imágenes con Licencia Creative Commons: Juha Uitto