Share Button

La visión que los periodistas tenemos del valor y el trabajo que realizamos no termina de encontrarse en estos tiempos que corren con los intereses y necesidades que tienen las empresas. La situación actual se mueve como en una escena más propia de la película “No me chilles, que no te veo”, en la que en lugar de complementarse cada uno anda por su lado.

Hace unos días, en el marco del XV Congreso de Periodismo Digital de Huesca, tuvimos la oportunidad de escuchar cómo tres inversores, empresarios que capitanean negocios en sectores muy diferentes, evalúan el trabajo que realizan los profesionales de la comunicación y qué aspectos les interesan del mismo.

fórmulas trabajo periodistico A la pregunta: ¿invertirían en un formato de periodismo al estilo clásico? Tres noes como tres soles, cada uno con sus motivos y matices pero una misma realidad, en la que coincidieron Jesús Encinar, fundador de Idealista.com, María Fanjul, impulsora de Entradas.com y François Derbaix, inversor de Internet.

 

Dicho esto, no caigamos en el desaliento. Y es que, negocios como el portal inmobiliario Idealista cuentan, en la actualidad con una redacción formada por 15 profesionales centrados en contar qué se cuece en la actividad. Un trabajo periodístico que ha conseguido poder pronunciar unas  palabras mágicas para quien pone el dinero, “ser rentable”. Idealista News, como expuso Jesús Encinar es un producto útil, que ha aportado a la empresa tráfico, visibilidad y publicidad.

La esencia de este planteamiento radica en buscar nichos informativos, pequeñas incubadoras de servicios, aficiones o necesidades sociales, en las que el trabajo periodístico pueda crecer y alcanzar metas, al contar con una audiencia potencial destacable. Pero para llegar aquí, hay que dejar a un lado los prejuicios, esos latiguillos que se repiten y repiten, en torno a la idea de que hacer Periodismo está ligado a escribir sobre temas sociales, economía o política y lo otro son otros cantares, entre ellos apostar por ofrecer a las empresas contenidos de calidad y valor, ya sea en el sector de la belleza, la salud o el mundo de las mascotas.

Otro ejemplo de este prisma diferente lo mostró la fundadora de Entradas.com, María Fanjul. Su empresa, especializada en la venta de tickets por Internet, ha firmado un acuerdo con el grupo Vocento para ir de la mano y entrar en el terreno del ocio local, de la oferta cultural y deportiva que generan las ciudades, a través de una alianza dirigida a acercarse al público de aquellos puntos geográficos, donde las cabeceras del medio están bien asentadas y donde, por contra, su enseña tenía resultados más modestos.

Y de aquí al caso de François Derbaix. Sus argumentos para rechazar invertir en un medio de comunicación llegaban del carácter “público dependiente que tienen” a la hora de financiarse para mantenerse a flote, frente a formatos como el de, por ejemplo Civio.es. Una plataforma para sacar a luz investigaciones relacionadas con la gestión pública y potenciar la transparencia pero con un enfoque distinto.

 

Os adjunto un par de las frases que inciden en esta fotografía de la profesión, vista por los ojos de los inversores:

Jesús Encinar

[blockquote]A los inversores no les gusta el periodismo porque no tiene retorno. La gente invierte para ganar dinero no para perderlo, hay que buscar financiación con argumentos financieros, no puedes decirle a un inversor que invierta porque el Periodismo es bueno para la sociedad, porque te dirá que lo haga el Estado u otra entidad.[/blockquote]

François Derbaix

[blockquote]El negocio del Periodismo se lo lleva Google o Facebook. Los medios tradicionales salvo contadas excepciones no van a sobrevivir. Hay que estar en lo nuevo, en lo que surja, nunca en lo viejo.[/blockquote]

Con estas cartas sobre la mesa, ya sólo queda buscar nuevas estrategias para encarar la partida y sacar el máximo provecho a las posibilidades que rodean al trabajo periodístico.

 

Imágenes con licencia Creative Commons: thewritingzone