Share Button

Fácil de consumir y de compartir. El vídeo sigue escalando posiciones en las estrategias de marketing y comunicación de las empresas. Las previsiones sitúan a este formato y en concreto a una plataforma como YouTube en la cresta de la ola de un arma de ventas y captación de clientes en plena progresión.

Más allá de los vídeos elaborados y los contenidos perfectamente medidos y editados, lo que soportes como YouTube exponen es un lenguaje de la calle que genera confianza, tranquilidad o una clara invitación al entretenimiento que sitúa en segundo plano las intenciones más comerciales. Una forma de contar historias que ha elevado a la popularidad a personas que prueban videojuegos en el salón de sus casas, aficionadas a la repostería, cracks del maquillaje y la peluquería o gente que comparte simplemente su día a día.

En sus inicios, la esencia de YouTube era cercana a este planteamiento. Y es que sus creadores casi estuvieron a punto de morir de éxito ante un crecimiento nada esperado de esta criatura audiovisual que, tras estrenarse con un vídeo de lo más casero para compartir con los amigos delante de unos animales del zoo de San Diego fue a parar a manos de Google por 1.650 millones de dólares.

 

Los estudios del sector alertan a los gestores de contenidos de las empresas de la necesidad de pisar el acelerador en esta plataforma, en la que el público es mucho más receptivo a consumir anuncios en comparación con otros soportes. Un canal en el que la publicidad indirecta y recomendada por los propios protagonistas de los vídeos es capaz de trastocar el mercado.

Las pruebas realizadas por un usuario del canal de YouTube del videojuego Skate 3 impulsaron, sin ir más lejos las ventas de este producto con tiempo de rodaje ya en el mercado obligando a la compañía creadora a su reedición.

Y es que los números hablan por sí solos y más allá de los amigos en Facebook y los seguidores de Twitter, en YouTube la confianza y la aprobación de la audiencia se mide en suscriptores con cuentas a rebosar como la de Micheelle Phan (7.409.070 abonados) y lo que es mejor con un impacto global y fácilmente consumible a escala internacional.

Junto a esta experta en belleza triunfan otros canales como el de FPS Russia centrado en armamento (5.492.118) o elrubiusOMG (9.791.402) con diferentes parodias protagonizadas por el impulsor de este espacio, Rubén Doblas, o YellowMellowMG (563.249). Todos ellos ejemplos claros de cómo una cámara, una idea un tanto diferente y una oleada de clics pueden convertirse en sinónimo de éxito.

Con piezas más elaboradas, otras propuestas como las de artistas internacionales del estilo de Lady Gaga exprimen al máximo el lenguaje y posibilidades de los vídeos de YouTube. En España, el diseñador David Delfín junto a algunos de sus colaboradores y amigos -Mario Vaquerizo, Bimba Bosé, Alaska o Antonia San Juan- protagonizaron un cortometraje en el que la marca de coches Mercedes también compartía plano. Un material que corrió como la pólvora en YouTube.

 

Imágenes con Licencia Creative Commons: jonsson